Ana y Toni

Ana y Toni

Ana y Toni

Ana Belén comió lengua de pequeña y así ha seguido toda la vida. A Toni lo encontró expuesto en una convención de pijos y decidió redimirlo con una sobredosis de amor alistano. La medicina funcionó al 90%, pero quien tuvo, retuvo, y ambos decidieron residir en la urbanización de Fornillos para distinguirse de alguna manera de los demás choleros. Excepcionalmente dotado para las relaciones públicas, Toni sería un estupendo vendedor de coches usados en Miami, pero nació en Valladolid y por ahora es profesor de un colegio de monjas. Seguro que le tratan muy bien.