Gemma

Gemma

Gemma

Gemma -pronúnciese como si fuera la compañera de la clara de huevo-, la chica que creció alimentándose de filete y patatas fritas, oculta más de un misterio. Además de no acumular ni un milímetro de grasa, ha realizado un pacto con el diablo para seguir siendo clavada a la misma chica que paseaba con su motoretta por las calles de Samir. A ver cuándo nos explica cómo lo hace: ¿dónde hay que firmar?