Marta y Santi

Marta y Santi

Marta y Santi

Adelantada a su propio tiempo, Marta se encargó de que los choleros perdieran su virginidad -mental, se entiende- y luego se encargó de hacer lo mismo -más o menos- con Santi, un asturiano merengue que a lo largo de sus años de matrimonio ha demostrado tener la paciencia del santo Job. A la hora de bailar sobre la barra o de dar palos con la escoba, nadie puede competir con ella. Y que siga así.