Nati y Román

Nati y Román

Nati y Román

Nati nació con el sentido común debajo del brazo, sentido que debió perder durante unos momentos cuando le dio el sí a Román delante del altar. Desde entonces se pasa el día cocinando los kilos de carne que se devoran en su casa todos los días. Si alguien le pregunta quién tiene la culpa, seguro que apunta a Román. Pero este no es más que un pobre angelito al que le gusta exhibir su cuerpo depilado delante de su club de fans. En la Chola, por supuesto.