En la brecha

Seguimos en la brecha porque hay más razones para estar aquí que para olvidarnos de este pueblo que no siempre sale en los mapas. No es culpa nuestra que Samir aparezca grabado en el mapa de nuestra memoria y que cada calle nos traiga el recuerdo del niño que fuimos. No es culpa nuestra que las noches en Samir sean más largas y más estrelladas, que su cielo sea más ancho y más limpio…

Seguimos en la brecha porque es la única manera de seguir unidos, de compartir año tras año una ilusión que nos mantiene mucho más alegres y un poco más vivos. Cada vez que miramos a nuestro lado encontramos muchos de los rostros que nos han acompañado a lo largo de nuestra historia… y cada rostro es un motivo para seguir adelante.

Seguimos en la brecha porque han pasado más de veinte años con grandezas y miserias, con tragedias y alegrías, y con muchas, muchas aventuras… Cada beso, cada sonrisa, cada brindis, cada fiesta es un momento vivido con alegría: la alegría de sentirse juntos y de saberse vivos. Si seguimos en la brecha es porque la Peña ha hecho más hermosas nuestras vidas.

La vida son cuatro días y ya hay suficiente dolor e injusticia con los que enfrentarse durante el resto del año. Las fiestas de Samir son un tiempo para la fiesta compartida, para la magia del reencuentro con los más queridos. Por eso felicitaremos las fiestas a los que tengan la suerte de encontrarse un año más en Samir de los Caños. Por eso acudiremos un año más. Por eso seguimos en la brecha.